PARA BUSCAR EN NUESTROS BLOGS...

miércoles, 7 de marzo de 2012

LEYENDAS URBANAS


 La idea de que la crisis podía ser un aliciente para que la población inmigrante haya decidido volver a sus pueblos de origen, con la intención de alcanzar la autarquía de una vida sencilla, se ha generalizado en la calle y entre los contenidos de algunos medios, pero no parecen tener un reflejo claro en la estadistica de nuestra comarca, al menos de momento...

Si analizamos los datos desde 2005 encontramos que, efectivamente el paro ha sido un verdadero castigo para todos y cada uno de nuestros municipios, fueran del tipo y lugar que fuesen. Todos los municipios de Saja Nansa han duplicado en los últimos años su tasa de paro, y algunos han llegado a superarla en tan sólo 5 años un 400%. No necesitamos más demostraciones para asegurar que esa otra imagen de que la crisis ha hecho menos mella en el medio rural también se nos diluye en la realidad: el empleo siempre fue un elemento determinante para la recepción o perdida de población, pero en estos años el paro ha ascendido en nuestra comarca una media del 270 %.
Cumplimos, por tanto, con un contexto claro afectado por la crisis, y ahora tendríamos que mirar como ha reaccionado la población a esta situación. El primer referente que tendríamos que tener en cuenta es el crecimiento natural de nuestros municipios en este periodo para  poder entender mejor los números finales.

 
En el cuadro que analiza el crecimiento vegetativo de la comarca, la tendencia natural de la población a crecer o disminuir mediante el recuento sencillo de sus nacimientos y defunciones, presenta unas cuentas claramente negativas: la capacidad de repuesto de la población por sí misma es negativa, hay más defunciones que nacimientos. En el periodo seleccionado, entre 2005 y 2010, las cifras positivas de crecimiento natural son la excepción. Los datos totales de la comarca nos llevarían a una perdida de población de 309 vecinos durante ese periodo, teniendo a Rionansa, Valdáliga y Cabuérniga como los municipios con un descenso mayor, y a Cabezón de la Sal y Udías como los dos únicos datos de valor positivo: en estos dos municipios la población crecería por sí misma.
Los municipios pequeños muestran la misma tendencia a disminuir, aunque su cifras relativas sean menores (algunos descenderían casi un 10%), marcados por una población muy envejecida que presenta pocos nacimientos y un importante número de defunciones.
En cualquier caso es curioso comprobar que todos los municipios, sin excepción, tienen periodos de crecimiento y descenso durante ese periodo.


Pero si, finalmente, miramos las cifras absolutas que nos aportan el ICANE para el periodo que va de 2005 a 2011 vemos que la comarca Saja Nansa remonta las cifras de descenso propias del crecimiento natural hasta llegar a contar con 108 vecinos más en este periodo. En el ámbito de los municipios encontramos 6 de ellos en el que el resultado es de claro crecimiento, y en todos los demás (salvo en dos casos) sus datos de crecimiento, aunque negativos, mejoran los datos de su crecimiento natural con la llegada de nuevos vecinos desde el exterior. Algunos municipios, como Ruente, Mazcuerras o Val de San Vicente remontan un crecimiento vegetativo negativo para mostrar una pauta de claro aumento que llega a superar en algún caso a los que su crecimiento natural se mostraba firme.
Es evidente que en sus números absolutos la comarca Saja Nansa aún mantiene los suficientes ingredientes de interés para seguir creciendo a pesar de los duros momentos de la economía y el empleo, pero la tendencia, no parece ser, ni mucho menos, un movimiento significativo de retorno, ya que, al fin y al cabo, los mayores crecimientos parecen atender más a la cercanía de los servicios y las comunicaciones que a un interés por recuperar el medio rural más tradicional, que se sigue mostrando con una delicada situación de perdida poblacional.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada