PARA BUSCAR EN NUESTROS BLOGS...

martes, 10 de julio de 2012

AGENDA 21: SOSTENIBILIDAD COMPARTIDA

Una de las herramientas de gestión municipal más interesantes surgidas en la última década ha sido la Agenda Local 21, un proceso para diseñar un progreso sostenible basado en la participación de los vecinos y la responsabilidad compartida de los Ayuntamientos, un intento por consensuar un proceso equilibrado de los aspectos sociales, económicos y ambientales entre todos los integrantes de un territorio y sus gestores. Nuestra comarca conoce bien este programa porque, de hecho, los 15 municipios de Saja Nansa firmaron su compromiso de llevarla a cabo mediante la firma de un documento, la Carta de Aalborg, y su ingreso en la Red Local de Sostenibilidad de Cantabria.
El proceso para su desarrollo debe de cumplir un orden lógico de etapas que se asemejan a cualquier proceso de mejora: un análisis de la situación, una programación de actividades que lo mejoren y un sistema de control de los procesos. En el caso de la Agenda 21 las fases son la preparación de un Diagnóstico Técnico y Participativo del municipio, el diseño y desarrollo de un Plan de Acción y  el control de un Plan de Seguimiento regido por un sistema de indicadores.
Aunque las primeras propuestas de este programa surgen en 1992 en la Cumbre de Río, en Cantabria se inicia con la aprobación y publicación del decreto 10/2004 por parte de  la Consejería de Medio Ambiente, que se encarga de regular los procesos. Desde ese momento la libre integración de los municipios ha supuesto que nuestros 15 ayuntamientos hayan ido incorporándose y se encuentren en muy distintas fases del proceso.
LOS TOJOS, MAZCUERRAS, RUENTE, CABUÉRNIGA. El caso más avanzado de nuestra comarca ( y uno de los más avanzados de la región) lo encontramos en los municipios que forman la Mancomunidad Reserva del Saja que acaban de elaborar su II Plan de Acción (2012-2015) en donde se da especial protagonismo a los aspectos de la movilidad y de calidad de los servicios. Durante su I Plan trabajaron muy especialmente en la mejora de la gestión del agua y residuos, teniendo como actividades más exitosas el servicio de recogida de aceite doméstico y un sistema para la recogida y transporte de residuos plásticos de origen agrario.
CABEZÓN DE LA SAL. En noviembre de 2010, tras un extenso proceso de participación, el pleno municipal aprobó su I Plan de Acción (2010-2014) con 10 líneas estratégicas que aborda asuntos tan diversos y actúales como el empleo, el patrimonio, la movilidad o la eficiencia energética.
MANCOMUNIDAD DEL NANSA Y PEÑARRUBIA. Aunque tendrán que realizar un proceso individualizado municipal, la Mancomunidad del Nansa (Herrerías, Rionansa, Lamasón, Tudanca y Polaciones) ya ha realizado su I Plan de Acción mancomunado en el que, entre otras conclusiones, se ha puesto de manifiesto la importancia que tendría encontrar estrategias turísticas en el ámbito de los recursos naturales como medio dinamizador de su economía. Peñarrubia, del mismo modo, se encuentra a la espera de la aprobación en la Consejería de Medio Ambiente de su I Plan de Acción.
SAN VICENTE DE LA BARQUERA, VALDÁLIGA Y VAL DE SAN VICENTE. Estos tres municipios se encuentran en estos momentos en la elaboración de su Plan de Acción, y durante el periodo veraniego convocaran varias jornadas con juntas y asociaciones y algunos foros participativos para la población, en los que se recogerán propuestas que sirvan para estructurar líneas estratégicas, programas y actuaciones que se integren en el Plan de Acción.
UDÍAS. Inició su proceso de diagnóstico en 2008.
La Asociación de Desarrollo Rural Saja Nansa, consciente de la importancia de estos procesos participativos en el medio rural, impulsó una campaña informativa sobre Agenda 21 Local por todos los ayuntamientos de la comarca que entonces no habían iniciado su puesta en marcha, y han seguido acompañando a unos cuantos de ellos en su desarrollo mediante colaboraciones puntuales o distintas asistencias técnicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada